El acceso peatonal se plantea por el extremo oeste de la parcela, paralelo a la calle de coexistencia. Se ha liberado gran parte de la planta baja a modo de soportal. De esta forma se amplía el espacio libre y se dota a este de una zona cubierta para estancia protegida de las inclemencias climatológicas. A través del soportal se accede a los distintos núcleos de comunicación. En este espacio se ha previsto una zona para aparcamiento de bicicletas.

En paralelo al acceso peatonal y adosado al lindero medianero se han creado pequeñas zonas de estanciales para permitir la reunión de distintos grupos.
En el diseño del edificio se ha puesto especial interés en el desarrollo de soluciones pasivas que reduzcan al máximo las pérdidas energéticas a través de la envolvente para poder adoptar posteriormente medidas activas que precisen de un menor consumo energético y en consecuencia reduzcan la emisión de CO2.

Se ha estudiado la orientación de cada fachada, proponiendo soluciones de protección solar adaptadas a cada situación. Se basan en un recercado de los huecos que sobresale 60cm de la fachada en las orientaciones más expuestas permitiendo que en invierno el sol incida sobre el vidrio mientras que en verano los protege.